10 maneras de mantener la calma durante una discusión

Un cierto número de conflictos son inevitables en la vida. Incluso las personas que dan prueba de una paciencia fuera de lo común, alguna vez serán víctimas del enojo durante una disputa. Cuando discutimos con alguien, hay quienes sienten que no tienen ningún control sobre su cuerpo y sobre sus emociones.

La inteligencia emocional es definida como la capacidad de identificar y de controlar nuestras propias emociones y las emociones de los otros. Una inteligencia emocional débil genera incapacidad para mantenernos tranquilos y calmados, lo que conlleva a más conflictos; mientras que una inteligencia emocional elevada, conduce a menos conflictos y a una mejor capacidad para mantener la calma cuando estamos bajo presión.

El conflicto forma parte inevitable de la vida y el único aspecto de ese conflicto que podemos controlar es la manera en la cual reaccionamos. Esto no quiere decir que la supresión de este proceso automático e inconsciente sea simple, que de hecho no lo es; pero podemos aprender a reconocer y a controlar nuestras emociones negativas.

Podemos superar en cierta forma esta respuesta fisiológica innata. Podemos aprender a mantenernos en calma durante cualquier conflicto e incluso durante una discusión acalorada.

Identificar los signos físicos cuando perdemos la calma.

Para empezar, es bueno saber reconocer la calma y lo contrario de la calma. En efecto, algunas personas afirman con toda buena fe y con un tono que podría hacer pensar lo contrario (gritando, por ejemplo) que están tranquilos. Es decir, la calma es una noción bastante subjetiva para algunos y es tal vez allí donde comienzan los problemas. ¿Cómo conservar la calma si estamos convencidos de no haberla perdido?

Sin embargo, algunos síntomas bastante objetivos y fisiológicos hablan por sí mismos. Los músculos distendidos, el corazón que late a un ritmo más bien lento e irregular, la temperatura del cuerpo que se mantiene estable, (al contrario de los sentimientos de tristeza o de miedo que provocan temblores y frío) el tono de la voz, la respiración profunda y regular… Cuando queremos saber si realmente estamos tranquilos sería bueno observar estos síntomas.

En definitiva, ¿cómo hacer para no dejarse desbordar por las emociones en un momento de conflicto?

Si eres de esas personas con un temperamento fuerte y que “se enciende” durante una disputa, tal vez estos consejos pueden ayudarte mantener la calma y evitar un conflicto desproporcionado que te llevará luego a situaciones indeseadas.